El principito

Tanto «El Principito» de Ripagaina como «Dumbo» de Burlada tienen una clara intención educativa. No » guardamos» niños, sino que nuestro propósito es educar. Esta educación se basa en la propuesta de experiencias enriquecedoras, a través siempre del juego, pilar fundamental.